Mostrando 1–16 de 102 resultados

Sort:
Show:

Los sistemas de filtración del agua desempeñan un papel crucial en el tratamiento de aguas potables, industriales y residuales, ofreciendo una solución efectiva y comúnmente utilizada.

Su funcionamiento básico consiste en pasar el agua a través de un sistema que separa sólidos (disueltos o en suspensión) y líquido, permitiendo que el agua tratada sea apta para el consumo humano, riego y otros usos.

Estos sistemas funcionan independientemente de la tecnología utilizada, aunque su capacidad de separación de componentes puede variar. Existen varias tecnologías de filtración, cada una con su grado de eficacia y aplicación específica. Algunas de las tecnologías más comunes son:
Filtros multimedia y de cartucho: Estos sistemas son efectivos para microfiltración, capturando sólidos en suspensión y bacterias del agua.

  • Ultrafiltración, nanofiltración y osmosis inversa: Estas tecnologías de membranas pueden eliminar iones multivalentes y monovalentes, como sales, dureza y metales.
  • Filtración por absorción: Utiliza materiales porosos para absorber compuestos como metales, arsénico, químicos y pesticidas.
  • Filtración reactiva: Emplea un medio filtrante que cataliza ciertos componentes del agua para que precipiten y se depositen en el filtro, como en el caso de filtros para hierro y manganeso.
  • Filtración convencional: Utiliza un medio filtrante con un tamaño de poro reducido para separar la materia en suspensión del agua.

La selección del sistema de filtración adecuado depende de factores como el origen y calidad del agua, el caudal necesario y el presupuesto disponible. Es importante considerar también el mantenimiento del sistema para garantizar su eficacia a lo largo del tiempo.